Brillo, color y fantasía en la Gran Parada de Comparsas: un tributo a las aves del Caribe

Una explosión de colores, baile y alegría hicieron vibrar a los asistentes a la Gran Parada de Comparsas de Fantasía, en el Cumbiódromo de la Vía 40.

Los barranquilleros le cumplieron al tercer desfile del Carnaval de 2018, en donde la tradición y la fantasía prevalecieron para hacerle un homenaje a las aves del Caribe colombiano.

Un total de 95 agrupaciones deleitaron al público con sus coreografías y vestuarios, dignas de aplausos de principio a fin en el evento.

Las Casas Distritales fueron las encargadas en iniciar con el homenaje a las aves del Caribe. A ritmo del Río Magdalena el grupo de danzantes ejecutó su coreografía a la perfección.

El color y los distintos vestuarios en alusión a las aves se tomaron el Cumbiódromo. Los pájaros alzaron vuelo con mucho sabor y cautivaron a los barranquilleros.

El sonido de canarios guacamayas y loros le abrían el paso a la flauta y la tambora darle apertura al grito del Carnaval 2018: “La fiesta es de todos”.

Con su desparpajo ilimitado las marimondas inundaron la Vía 40, teniendo como director al Rey del Carnaval de los Niños, Sammy Quillero que, una vez más, cautivó a los espectadores con su alegría y simpatía.

La música africana se tomó el Cumbiódromo con el baile sensual de las comparsas Reina y Reinitas y Klama.

El Rey Momo del Carnaval,  Ricardo Sierra, sorprendió a propios y extraños con su disfraz de Diablo Arlequín de Sabanalarga, un homenaje a ese municipio.

La champeta empezaba a sonar y ser bailada por la comparsa Dacaná. Sus pases verbeneros y escenografía fueron dignos de apalusos.

Además, dieron antesala a la participación del Rumbón Normalista que estuvo encabezado por los reyes infantiles del Carnaval de la 44, Laura Ospino y Samuel Quintero.

La comparsa Afrocaribe engalanó con su sabrosura y vestuarios el desfile. Bailaron en cada placa de la Vía 40. A ese ritmo intenso le siguió la comparsa Carioca con la zamba brasilera y el merengue.

No obstante, el público se levantó con la llegada de las Marimondas de Barrio Abajo. Al son de la papayera deleitaron a los barranquilleros.

La Reina del Carnaval Infantil, Shadya Londoño, aparecería en escena teniendo de fondo musical a un grupo de millo, que con su toque iba al ritmo de sus movimientos.

Después de varios comparsas de Marimondas y danzas africanas, llegó el momento de la Reina del Carnaval, Valeria Abuchaibe que, con su vestido ‘Vuelo de Fantasía’, cautivó a los barranquilleros.

La brisa que soplaba en la Vía 40 la hizo ver más imponente. Cogió vuelo como el colibrí, ave a la que quiso evocar con su vestuario.

La Armada Nacional y la comparsa Kadanzá terminarían de prender la fiesta al ritmo de la champeta africana.

La danza de África Mía, el jolgorio de las auténticas Marimondas de las Nieves y el Semillero del Carnaval le dieron un cierre con broche de oro a las 5 de la tarde al tercer desfile de la fiesta más grande de Barranquilla.

Los asistentes al Cumbiódromo se quedaron hasta el final. Vibraron, bailaron y gozaron con la Gran Parada de Comparsas de Fantasía, evento al que le brindaron un gran reconocimiento con su asistencia.

Por Luis Cantillo Lastre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *