Astros de Houston toman ventaja en la Serie de Campeonato de la Liga Americana

Giovanni Urshela tuvo tres turnos sin hit y recibió una base por bolas.

Los Astros de Houston están a dos partidos de volver a la Serie Mundial, al romper el empate a un juego en la Serie de Campeonato de la Liga Americana tras vencer 4-1 a los Yankees, en el primero de tres partidos a disputarse en el Yankee Stadium.

Gerrit Cole ganó por tercera ocasión en lo que va de la postemporada, pero no tuvo su mejor salida. Fue un clásico ejemplo de que se dobló, pero no se rompió y terminó colgando los ceros en siete entradas de labor, algo que Luis Severino no pudo hacer al cometer dos errores que encaminaron el partido desde temprano.

A. J. Hinch decidió modificar la parte alta de su lineup y la decisión le dio réditos de inmediato. Michael Brantley y José Altuve cambiaron su posición en el orden al bat y después de que Severino retiró a George Springer, el venezolano hizo swing al primer pitcheo que vio y la desapareció por todo el izquierdo-central.

Cuatro pitcheos y Houston ya lo ganaba gracias a ‘Astro-Boy’. Los visitantes llenaron la casa en la primera, pero Severino logró limitar el daño a una sola rayita en esa entrada, pero en la segunda volvió a cometer un error y Josh Reddick amplió el margen con cuadrangular solitario.

Eso fue todo el daño que permitió el abridor de los Yankees en 4.2 entradas de labor, en las que permitió cinco hits. Una salida aceptable, pero que no contó con el apoyo de su ofensiva.

Oportunidades tuvieron y de sobra los Yankees, pero el bateo oportuno brilló por su ausencia pese que Cole dio cinco pasaportes, igualando la mayor cantidad de su carrera. Cuatro ocasiones tuvieron por lo menos dos hombres a bordo con dos outs, pero no lograron traer ninguna carrera al plato. En la primera, LeMahieu y Judge hilaron sencillos sin outs, no pudieron mover a los corredores y con la casa llena y dos fuera, Didi Gregorius falló al rodar a segunda. En la siguiente entrada, ya con la pizarra 2-0, Nueva York tuvo dos hombres a bordo con dos outs, pero Aaron Judge se fue por la vía del ponche. En la cuarta, Cole entregó dos bases por bolas con dos outs, pero D.J. LeMahieu fue dominado con fly al center. Y en la quinta, con hombres en primera y segunda, Gregorius se enredó con la pelota e hizo que todo Houston contuviera la respiración, pero el batazo se quedó a un pie de volarse la barda.

Houston amplió el margen con un rally de dos en la cabalística séptima entrada. Ottavino vino descontrolado por segundo partido conseuctivo y dio pasaporte a Springer y permitió sencillo a Altuve. Zack Britton heredó el problema e hizo fallar a Brantley con un rodado, pero en jugada de decisión pusieron fuera a Springer, atrapado entre tercera y el home, quien optó por por ‘sacrificarse’ al extender la jugada y así permitir que Altuve y Brantley quedaran en posición de anotar.

Jugada que funcionó, ya que llenaron la casa y el wild pitch de Britton trajo la tercera y Yordan Álvarez trajo la cuarta en elevado de sacrificio.

Los Yankees, ya sin tener que medirse a Cole, rompieron el cero con cuadrangular solitario de Gleyber Torres, que pudo ser de dos carreras de no ser por una polémica revisión que marcó fuera a Edwin Encarnación, cuando se había marcado quieto en primera.

De poco sirvió más que para evitar la tercera blanqueada del año para los Yankees, cuyos últimos cinco bateadores no pudieron llegar a primera, los últimos tres obra del mexicano Roberto Osuna, y así Houston recupera la ventaja de localía en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

El Juego 4 está programado para la tarde del miércoles en Yankee Stadium si no llueve.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *