Colombia golea a China y llega la hora de las conclusiones

Noche de golazos y buenas noticias en Chongqing. El equipo mixto que enfrentó a China (un rival que resistió poco) tuvo un funcionamiento consistente que permitió que las individualidades brillaran. Nuevas fichas como Lerma y Pardo destacaron por el aporte en personalidad y profundidad. También fue un partido de reivindicación personal para Bacca y Borja. Sánchez llevó la banda de capitán y ratificó que es intocable.

Frente a China, Pékerman barajó de nuevo: renovación en la titular y cambio de sistema. Un 4-4-2 con Lerma, Dávinson-Mina, Fabra; Pardo, Abel-Sánchez, Giovanni; Bacca y Duván en punta. En frente, un equipo con mucha voluntad, pero poco orden. Colombia aprovechó muy temprano. Gran combinación por el centro de la cancha. Gio- Bacca y Pardo quien remató cruzado al palo derecho de Yan Junling. 1-0 en el minuto 5.

La Selección dominó durante el primer tiempo. Posesión y salida por la bandas. Lerma y Pardo hicieron daño insistentemente por la banda derecha. El jugador del Olympiacos fue uno de los mejores aportando velocidad y desequilibrio. China fue compactando las líneas con el paso de los minutos para impedir la generación ofensiva rival y el partido perdió ritmo.

Colombia adelantó las líneas ante la poca insistencia del equipo de Lippi. La única llegada del rival fue una pelota a la espalda de la defensa que Wu Lei desperdició ante la salida en falso de Cuadrado. Un hecho aislado. El equipo de Pékerman tuvo el control de la pelota, pero no pudo aumentar el marcador. En el 42’, un defensa sacó una pelota de Dávinson antes de cruzar la línea de meta.

Para el segundo tiempo, Borja entró en reemplazo de Duván y China regresó a la cancha con una actitud diferente. La instrucción de Lippi fue evidente: menos toque y más balones largos la espalda de la defensa. Así se generaron las dos más claras del local, Gao Lin en el 46’ complicando a Mina y un mano a mano de Wu Lei con Cuadrado en el 56. La voluntad, sin embargo, duró poco.

En el minuto 60, Carlos Sánchez (que no puede ser suplente, ni en partidos amistosos) convirtió un robo de balón en un pasegol para Bacca. El delantero del Villarreal se sacó de encima la marca de He Guan con un gran gesto y la acomodó al palo izquierdo del portero. Colombia se adueñó por completo del juego en Chongqing. Seis minutos más tarde un derechazo de Borja, así lo sentenció.

Después del 3-0, Pékerman movió las fichas que faltaban por minutos en la gira: Mateus por Bacca (68’), Murillo por Dávinson (72’), Avilés por Pardo (72’) y Balanta por Fabra en el (75’). El técnico ratificó que tanto Balanta como Tesillo han sido convocados como opciones para el lateral izquierdo. Colombia perdió orden, pero mantuvo el dominio absoluto en campo rival.

Así hasta el minuto 91, cuando Barrios metió un balón a la espalda defensa. Avilés recibió y la tocó para que Borja la mandara al fondo de la red. Generosidad pura en una nueva oportunidad para el extremo derecho del Monterrey, que en el partido frente a Corea había sido víctima del planteamiento. La gira asiática terminó con un 4-0 que alienta, pero que debe ser revisado al detalle por el cuerpo técnico. Más que el resultado, se necesitan conclusiones.

Tomado de as.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *