Heroicos de Colombia lograron su paso a la siguiente ronda de la Serie Mundial de Boxeo en el municipio de Soledad

La noche arrancó con Ceiber Ávila, quien salió completamente motivado para el combate de los 52 kilogramos. Habían pasado muchos meses desde la última vez que se lució ante su público y estaba determinado a mostrar toda la contundencia de sus golpes ante el cubano Arnolys Bignotte, quien era la pieza más novata de los Domadores.

Y la verdad es que Ávila salió desatado en el encordado dando un recital de golpes en el primer round, el cual se adjudicó con sorprendente facilidad sobre su rival. Pese al cambio de guardia inicialmente incómodo que propuso Bignotte al inicio del segundo round, Ceiber volvió a dominar, para luego asegurar el combate en el tercera ronda donde obligó al conteo de protección a su rival.

El cuarto fue una salida para sostener el resultado y recuperar energías, y salir a matar cualquier opción de los isleños en un quinto asalto contundente, en el cual sepultó con velocidad y golpes al rostro a Bignotte. La determinación de los jueces no pudo ser más clara: victoria por determinación unánime. Primer punto de la noche para Colombia.

La velada prosiguió con el pleito válido por los 60 kilogramos, donde el local Duvan Zuleta midió la fuerza de sus puños ante el cubano Lazaro Álvarez, un medallista olímpico y con un récord de 25 ganadas y apenas 2 pérdidas. Y esta sería la victoria 26.

Luego de cinco asaltos bastante aburridos, donde Zuleta intentó y solo llegó a conectar una mano clara sobre el rostro de Álvarez, fue el cubano quien manejó todos los tiempos y apenas sin despeinarse logra equilibrar el combate haciendo gala de mayor experiencia y capacidad para marcar en cada asalto. Al final los jueces le dieron la pelea de manera unánime y emparejaron la noche 1-1.

La siguiente pelea vino cargada de más emociones y bravura, cuando se midieron Jhan Urbanes ante el campeón mundial y doble medallista de oro y bronce olímpico Roniel Iglesias, en un pleito que bien mereció ser presenciado por los asistentes al coliseo de Combarranquilla en Soledad.

El colombiano le puso todo el picante del caso al combate, pero nada pudo hacer ante la experiencia y calidad de su rival que se anotó los mejores golpes de la pelea y poco a poco fue labrando un victoria disputada. Luego de cinco intensas rondas, nuevamente las tarjetas fueron unánimes a favor de Cuba, que tomó la ventaja 2-1.

El cuarto combate, pactado para los 81 kilogramos, trajo consigo al más novato de los colombianos, Diego Motoa, con apenas una salida que fue una derrota, en las competencias. De otro lado, la gran estrella de este equipo de Domadores, Julio La Cruz, reciente oro olímpico y múltiple campeón mundial juvenil. Una pelea que parecía sellada.

La Cruz terminó jugueteando con Motoa, a quien con repetidas fintas fue dejando en ridículo y le bastó con una serie de buenas manos por asalto para cimentar un victoria por decisión unánime. Eso sí, la extrema confianza y seguridad que mostró fue del disgusto de los aficionados que le pitaron tras el anuncio del ganador.

Pero sea como fuere, ya la noche estaba en el bolsillo de los Domadores y Heroicos sólo podía aspirar en la pelea de los súper pesados a dejar en tres y dos la confrontación para poder sumar un puntos y buscar la siguiente ronda como mejor tercero.

La esperanza colombiana estaba en los puños de Cristian Salcedo, que tendría que compartir el encordado con José Larduet, en la pelea final de la noche. El combate de la esperanza. El más nervioso de la jornada porque a Colombia un solo golpe la ponía en segunda ronda.

Pero Salcedo se puso el traje de héroe. Con solvencia, aplicando un boxeo inteligente y trabajando los cinco rounds con un golpe a la vez, fue minando la resistencia de Larduet que no tuvo los pulmones para responder la fortaleza del pegador nacional. Los jueces lo vieron tan claro como el el coliseo y le anotaron un triunfo por decisión unánime.

El resultado de la noche fue un 3-2, que a pesar de ser una derrota, le dio a Colombia un punto para que sumara 8 en la tabla y se meta como uno de los mejores terceros de la Serie Mundial de Boxeo para avanzar a los cuartos de final, donde esperará a conocer su rival.

De otro lado, en una pelea de exhibición a primera hora, la colombiana Ingrit Valencia venció por decisión unánime de los jueces a la barranquillera Jennifer Rodríguez, en un combate que le sirvió a la medallista olímpica para seguir su preparación con destino a Barranquilla 2018.

Cortesía de Zonacero.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *