Junior clasificó a cuartos de final en la Copa Águila, tras derrotar 2-1 al Bucaramanga

Junior superó 2-1 al Atlético Bucaramanga en la tercera ronda de la Copa Águila en el juego de vuelta, para dejar el marcador global 4-1 a favor de los barranquilleros, en un duelo donde se registraron varios hechos interesantes para los rojiblancos que mostraron una mejoría en su juego.

Junior tenía una doble obligación, en primer lugar clasificarse. Era imposible que no fuera una obligación teniendo dos tantos de ventaja en el tanteador. La segunda, más urgente, mostrar un mejor nivel en la cancha luego de un par de presentaciones muy malas en Liga, ante América y Águilas de Rionegro.

Sin embargo, un pestañeo en defensa por poco y complica todo. Sobre el final del primer tiempo, cuando Jean Paul Pineda sacó provecho de un taco sorpresivo de Rafael Robayo que dejó sorprendida a toda la defensa barranquillera, para marcar el 1-0 en la portería de Sebastián Viera, a los 43 minutos.

Pero Junior, que hasta ese momento había jugado un buen partido, reaccionó casi de inmediato para emparejar el marcador. El juvenil Eduwin Cetré midió el arco santandereano y sacó un zurdazo que reventó contra el travesaño, rebote que fue conectado de cabeza por James Sánchez para nuevamente conectarla contra el poste.

Fue en ese segundo rebote donde llegaría el empate definitivo, pues la pelota fue conectada por los pies del goleador Teófilo Gutiérrez, quien la empujó a las redes para regresar las aguas a su cauce y volverse a reportar en las redes contrarias de paso. El 1-1 a los 44 minutos y el global 3-1 para los visitantes.

A los 58 minutos Junior sentenció el partido. Luego de una serie de jugadas en el área, una pelota elevada le quedó perfecta para que un inquieto Cetré la metiera en las redes con una media volea de zurda para el 2-1 definitivo. El global 4-1 y nada más por decir para un atacante que marcó su segundo gol con el equipo.

Sobre los 67 minutos, el colombo-venezolano Yohandry Orozco disfrutó de sus primeros minutos con el equipo, luego de pasar una semana con el equipo. Entró precisamente por Cetré, quien salió desgastado y con una tarjeta amarilla a cuestas.

Orozco firmó uno minutos alegres, haciendo daño en la defensa leoparda, que se vio en problemas para frenar su capacidad creativa y gambeta afilada.

Solo quedó esperar el pitazo del juez que sentenció el triunfo del equipo de cara a la próxima fase del torneo, donde se medirá al Deportivo Cali. Además un respiro de buen fútbol tras un par de juegos en mal nivel y para que Gutiérrez reavivara su chispa goleadora.

Por Andrés Noé Gómez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *