Medellín pegó primero y venció a Junior en el Metropolitano

Junior de Barranquilla cayó un gol por cero ante el Deportivo Independiente Medellín en partido de ida de los Cuartos de Final de la Liga, disputado en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez. 5

La única anotación del juego llegó al minuto 57, a través de  Didier Moreno, quien capitalizó un contragolpe del equipo visitante.

La jugada más polémica del partido ocurrió al minuto los 76, cuando Junior buscaba afanosamente el empate.

Luis Díaz, en un planchazo empuja el balón hacia el marco y cuando todos en el público celebraban el supuesto gol, un jugador del DIM evacuó la pelota cuando ya había traspasado la raya.

Aunque hay una gran responsabilidad arbitral en el resultado final (por el gol no validado por el asistente de Oriental y el Central) lo cierto es que la derrota tiene, adicionalmente, otras causas no menos importantes.

El cuadro barranquillero dilapidó, como ya se ha vuelto costumbre, opciones de gol, pero también desperdició tiempo, pues solo cuando estuvo en desventaja, aunque desordenadamente, dejó a un lado el fútbol lento, soso y repetitivo practicado durante gran parte de este partido y de los anteriores y tuvo agresividad e intensidad en el juego.

Con los mismos jugadores y prácticamente el mismo cuerpo técnico, el Junior que en el semestre anterior era letal y poseía una propuesta de juego que invitaba al público al estadio, en este semestre se diluyó y redujo a su mínima expresión futbolística.

A este grupo le falta más que estado físico, alma, espíritu competitivo, vergüenza deportiva y alternativas para llegar frente a lo que siempre proponen los rivales: echarse atrás, esperar y capitalizar los errores defensivos que en cada partido afloran a tutiplen en medio de un mar de inseguridades y de insolidaridades defensivas.

Si algo no viene dando resultados, lo lógico es cambiar lo que se viene haciendo, pero en Junior se insiste repetitivamente en un fútbol sin dinámica, carente de cambios de ritmo, de sorpresa, sin intensidad, progresión y agresividad ni para recuperar ni para ofender.

El fútbol de Junior se ha vuelto demasiado horizontal en su desarrollo y errático en los pases; con un posicionamiento sobre el terreno de juego donde todos los rebotes se pierden porque hay demasiada distancia entre líneas y no se ve un bloque compacto que se comprima y descomprima en función de defender y atacar, lo que facilita la propuesta defensiva del rival.

Si bien es cierto frente a planteamientos cerrados hay que abrir el juego por los costados y elaborar las llegadas sin desesperarse, en Junior se abusa del transporte de la pelota, de la lateralización y retroceso del juego, se relentizan los pases y la toma de decisiones y se exagera en el tema de la paciencia hasta el punto de desesperar a la tribuna.

Mientras el rival se defiende con 8 y hasta más hombres, Junior ataca en el mejor de los casos con 6 elementos (2 delanteros, 2 medios por los extremos y 2 laterales), lo que facilita al rival los doblajes defensivos y salir victoriosos en los duelos individuales, pues los volantes de primera línea aportan muy poco tanto en salida, como en recuperación (son generalmente doblados por los rivales). Junior carece de volumen en ataque.

Solo dos veces este domingo, los volantes de primera línea (Pico y Cantillo) se atrevieron a desdoblarse y a rematar al arco generando opciones de peligro, cosa que rara vez hacen durante un partido, pues en muchas ocasiones en que la jugada por el centro demanda su remate, la desconfianza en sí mismos los hace optar por lateralizar o intentar un pase que no concluye bien entre zonas densamente pobladas por el rival.

Todos los rivales conocen ya el sistema de juego de Junior y saben cómo neutralizarlo y a eso solo se le hace frente con trabajo y con variantes de juego. Es inconcebible que el cuerpo técnico ingrese a Álvez y que con el uruguayo en cancha se siga jugando a lo mismo y a nadie se le ocurra intentar levantar centros para explotar su fortaleza: el juego aereo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *