En Caquetá se producirán 120 toneladas mensuales de harina de plátano, una alternativa a cultivos ilícitos ​

Una planta para procesar hoja de plátano con contenidos nutricionales para niños de 0 a 2 años y adultos mayores, entrará a operar dentro de pocos días en La Paz, vereda del municipio de Puerto Rico, en un proyecto que beneficiará en el mediano plazo a cerca de mil familias.

Se trata de campesinos que en su mayoría se dedicaban a la siembra y venta de hoja de coca, pero que se acogió finalmente al Programa Nacional Integral de Sustitución.

Voluntaria de cultivos Ilícitos, PNIS, que le apuesta no solo a incentivar el cultivo de plátano como producto alternativo, sino a consolidar un producto que se posicione y facilite la generación de empleo.

El director del PNIS (Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos), Eduardo Díaz Uribe, consideró que este proyecto es la clara demostración de que más allá de acabar con un cultivo ilícito, se da un paso fundamental para transformar los territorios, máxime cuando el sector privado aporta a la construcción de paz.

“Vamos a operar con aliados comerciales como el Ejército Nacional, y a avanzar en un encadenamiento productivo con Pepsico, siempre pensando en promover el consumo de plátano en varios municipios del Caquetá”, dijo Óscar Ramírez, técnico empresarial del equipo de asistencia técnica de La Paz.

Ramírez explicó que la planta, que funcionará muy cerca del municipio de Puerto Rico, es fruto de un convenio de interés administrativo entre Prosperidad Social y el programa Nuevos Territorios de paz, en alianza con la asociación campesina del corregimiento de La Paz, Asocopaz, vinculada al PNIS.

Comienza con 40 familias vinculadas al programa de sustitución. Tiene ya activos por 80 millones de pesos en maquinaria primaria y asistencia técnica.

En cosecha y poscosecha se apoya técnicamente al campesino para que tenga un buen producto a fin de generar la materia prima para la harina de plátano. Ya en el centro de acopio se procede al lavado, pelado, secado y transformación en producto final. Ya hay en la zona 57 hectáreas sembradas con plátano que producirán 30 toneladas mensuales de harina.

José Ignacio Sedas, presidente de la Sociedad Campesina Asocopaz, manifestó que esta es una gran oportunidad para proyectar el desarrollo de estas familias que se dedicaban al cultivo de la hoja de coca.

“El mejor negocio de la vida es trabajar en la legalidad porque abandonamos un ciclo de violencia y generamos las mejores oportunidades de la vida que es trabajar en la legalidad”, puntualizó el dirigente campesino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *