Carles Puigdemont se declara el “presidente legítimo” de Cataluña y niega que vaya a pedir asilo político en Bélgica

 

El expresidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, ha comparecido este martes en Bruselas para decir que se considera el “presidente legítimo” de Cataluña y que no está en Bélgica para pedir asilo político.

“No estoy aquí para pedir asilo político. Estoy aquí en Bruselas como capital de Europa. No se trata de política belga. Estoy aquí para actuar con libertad y seguridad”, afirmó.

“Una parte del gobierno catalán se ha desplazado a Bruselas, entre ellos yo mismo, para hacer evidente el problema catalán en el corazón institucional de Europa y denunciar la politización de la justicia española”, dijo Puigdemont.

El expresidente catalán está acusado de los delitos de rebelión y sedición, entre otros, que pueden ser castigados con hasta 30 años de cárcel, después de que el Parlamento catalán declarara la independencia el pasado viernes 27 de octubre.

La Audiencia Nacional aceptó este martes la querella presentada por la fiscalía española contra el expresidente del gobierno catalán y su gabinete y los citó a declarar entre jueves y viernes.

En total, los 14 imputados deberán depositar en un plazo de tres días una fianza de 6,2 millones de euros (US$7,2 millones) para responder a posibles responsabilidades civiles.

Puigdemont aseguró este martes desde Bruselas que el resto del gobierno depuesto se quedará en Barcelona, incluido el vicepresidente cesado Oriol Junqueras, “haciendo la actividad política como miembros legítimos del gobierno de Cataluña”.

Sin embargo, no especificó por cuánto tiempo piensa permanecer en la capital belga alejado del resto de miembros del gobierno cesado.

Junto a él en Bruselas hay otros siete exconsejeros de su gobierno.

“¿Cuánto tiempo nos quedaremos aquí? Depende de las circunstancias”, aseguró Puigdemont.

“Si hubiera garantías inmediatas de un tratamiento justo, si me permitiera un juicio justo, independiente, con separación de poderes, lo que vemos en la mayoría de países europeos, sin duda retornaría de manera inmediata”, dijo.

“A partir del momento en que el gobierno español decidió de manera ilegítima cesarnos, nosotros no tenemos ninguna protección. Yo también he visto disminuida mi protección y seguridad, por eso hemos venido aquí”.

Puigdemont afirmó también que acatará el resultado de las elecciones que el gobierno español ha convocado para el próximo 21 de diciembre en Cataluña y ha preguntado al gobierno español si hará lo mismo.

En su comparencia, el expresidente catalán dijo que la querella de la fiscalía española es una muestra de “extrema agresividad” y que no tiene fundamentos jurídicos.

“Al pueblo de Cataluña le digo que se prepare para un largo camino”, expresó. “La República catalana será un Estado diferente. No hemos llegado hasta aquí para comportarnos como tantas veces hemos criticado que se ha comportado el gobierno español”.

Puigdemont hizo estas declaraciones desde el Club de la Prensa de Bruselas, donde decenas de periodistas se congregaron para conocer cuáles son los planes del presidente destituido.

En reacción a esta rueda de prensa, el portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando, dijo que las actuaciones del expresidente “ya no solo resultan fruto de una ópera bufa, resultan peripatéticos”.

También este martes, la Guardia Civil española entró en varias comisarías de los Mossos d’Esquadra, la policía catalana, en busca de documentos relacionados con el referendum de independencia del 1 de octubre, declarado ilegal por la justicia española.

Los Mossos d’Esquadra han sido acusados de no hacer lo suficiente para evitar ese referendo.

(Tomado de BBC Mundo)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *