Las acusaciones de políticos hacia periodistas crean un ambiente hostil para la prensa: Sociedad Interamericana de Prensa

La Sociedad Interamericana de Prensa expresó su preocupación mediante un comunicado las ‘campañas de estigmatización’ a raíz del tuit de la senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal, mediante ‘acusaciones falsas’ que pusieron en riesgo la vida de Nicholas Casey, un corresponsal de The New York Times en Bogotá.

«La estigmatización e insultos a la prensa, generados por funcionarios públicos y difundidos en redes sociales, crean un ambiente hostil para la prensa e instigan violencia contra periodistas y medios», dijo la presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, en un comunicado publicado este miércoles.

Según la SIP, la senadora colombiana María Fernanda Cabal, del partido de gobierno, tuiteó dos fotos del reportero y un texto en el que se preguntaba cuánto le habrían pagado las FARC por publicar un reportaje favorable a esa guerrilla y otro contra el Ejército.

La persona que aparece en una foto identificada como el corresponsal estadounidense en una moto en realidad es el reportero gráfico Federico Ríos, que también abandonó el país, dijo la SIP.

El tuit de la legisladora, acompañado por la etiqueta #CaseyEsFakeNews y replicado por otros políticos, fue en respuesta al artículo titulado «Las órdenes de matar del Ejército ponen en riesgo a civiles» publicado el 18 de mayo en el New York Times.

Domínguez, directora del diario colombiano El País de Cali, manifestó su rechazo al uso cada vez más frecuente de la estigmatización a periodistas como mecanismo de censura.

El mexicano Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información y director del portal mexicano La Silla Rota, dijo que «la estigmatización se ha intensificado con el internet, las redes sociales y con funcionarios y gobernantes que desacreditan a los mensajeros cuando investigan y denuncian corrupción».

Destacó que el discurso de odio y la intolerancia ante las críticas fundadas en investigaciones y denuncias «debilitan no solo la libertad de prensa sino la discusión pública, que es una garantía inherente a la vida democrática».

La SIP indicó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha expresado que estigmatizar a la prensa o a los opositores políticos «es una forma de violencia» que aumenta el riesgo de los afectados y recordó que en lo que va de año han sido asesinados siete periodistas en el continente americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *