2.500 ramos fueron decomisados por la Policía, por infringir normas ambientales

La Policía Ambiental y Ecológica realizó este fin de semana controles a la comercialización de palmiches y otras palmas, en el inicio de la Semana Santa en Barranquilla y municipios del Área Metropolitana.

Los controles fueron en lugares cercanos a las iglesias, con el ánimo de preservar la flora silvestre y las especies de la fauna que se albergan en ella.

El intendente Ever González, jefe del Grupo de la Policía Ambiental, explicó que a los feligreses se les recomienda que pueden utilizar plantas vivas, espigas de trigo o pañuelos blancos, en lugar de palmas.

Ante esta medida, las unidades del Grupo de Policía Ambiental decomisaron 2.500 plantas, en su mayoría palmas en vías de extinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *