‘Mi hija vino a inspeccionar unos terrenos, pero la empresa los dejó solos’

Los familiares de la ingeniera ambiental Sonia Corredor Medina, de 41 años, fallecida a raíz de las picaduras de abejas africanizadas que recibió junto a su compañero Darley Gutiérrez González, de 23 años, en zona rural de Sabanalarga, mostraron su indignación por este hecho, ya que la empresa contratista, según ellos, no mostró ningún interés en ayudarlos cuando pidieron auxilio.

Sonia Medina, madre de la mujer, indicó que su hija fue contratada como coordinadora, a inspeccionar unos terrenos, pero los dejaron ir solos, sin la compañía de alguien que conociera el lugar.

“Los pusieron en la boca del lobo”, sostuvo la madre de Sonia, quien agregó que en dos ocasiones enviaron mensajes pidiendo auxilio a la empresa, con la posición exacta donde se encontraban, pero nadie respondió.

Relató que después de la 1 de la tarde del miércoles se pudo comunicar con su hija aún con vida, pero ya estaba muy mal.

Se supo que la ingeniera alcanzó a mandar un audio a su hija, que en ese momento se encontraba en una universidad en Bogotá, diciéndole: «me pican las abejas, te amo hasta el infinito».

Los cuerpos de los profesionales serán trasladados desde Medicina Legal hasta Bogotá, para darles sepultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *