El dilema en el Niño Jesús: ¿destituirlo o aceptarle la renuncia al gerente?

Adolfo Villalobos renunció a su cargo el 8 de abril luego de que la Junta Directiva calificó con un cero su Plan de Gestión de 2018 por falta de soportes.

No hay Semana Santa sin reflexión y eso debe suceder con el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, quien, al amparo de la Ley 1438 de 2011, tendrá que decidir cómo pondrá fin a la incertidumbre que hoy viven en el Hospital Niño Jesús con respecto al retiro del gerente Adolfo Villalobos Pineda.

Como lo informaron la semana pasada en primicia Emisora Atlántico y Zona Cero.com, la Junta Directiva del centro hospitalario calificó con un cero y evaluó como “insatisfactoria” la labor de Villalobos luego de que este presentara, sin los soportes a que estaba obligado, su Plan de Gestión de 2018.

La calificación, contenida en el Acuerdo 006 de la Junta Directiva, firmado por la presidenta delegada Arilis Ruiz Medina, le fue notificada al funcionario el 27 de marzo al mediodía, lo que significa que el gerente del Niño Jesús, tal como lo establece la misma Ley 1438, tenía cinco días para presentar un recurso de reposición que se le vencía el miércoles 3 de abril.

Como Villalobos Pineda no lo hizo, la calificación desfavorable en su contra quedó en firme y debió ser notificada al gobernador Verano para que este, como lo señala la precitada norma, procediera a destituir al funcionario.

Antes de que el mandatario tomara esta decisión, el gerente Adolfo Villalobos decidió “renunciar irrevocablemente” a su cargo. Para ello, el 8 de abril, a las 9:21 de la mañana, entregó una carta de dos líneas en el despacho del Gobernador, bajo el Radicado 20190500158292.

Ahora, Verano debe decidir entre si destituye al Gerente o si le acepta la renuncia.

“Ante un hecho tan grave como fue el no presentar su Plan de Gestión, lo que fue algo violatorio de normas legales que la Junta Directiva debió notificar al Gobernador luego de que el Gerente no presentara la reposición, Verano debe destituirlo pues la calificación desfavorable fue anterior a la renuncia irrevocable”, opinó un abogado consultado por Emisora Atlántico y Zona Cero.com.

Sobre la situación administrativa y financiera del Hospital Niño Jesús es conocido que, después de una notable recuperación durante la administración de David Peláez, desde 2012 la institución se transformó en una especie de paciente enfermizo, en la gerencia de Marco Bolaño, y no ha tenido signos de mejoría en la gestión de Adolfo Villalobos. Los paros y protestas han sido recurrentes por el no pago de salarios y prestaciones a trabajadores administrativos, médicos y especialistas. Su déficit rondaba los 25 mil millones de pesos hace un año.

¿Qué decisión tomará el gobernador Eduardo Verano?, es la pregunta que hoy todos se hacen en el Hospital Niño Jesús.

Twitter: @JoseGranadosF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *