El exSIC, Pablo Felipe Robledo, no dijo toda la verdad en el caso de Odebrecht

El entonces Superintendente de Industria y Comercio (SIC), Pablo Felipe Robledo, no le dijo toda la verdad al país cuando el viernes 14 de septiembre del año pasado dio a conocer los resultados de la investigación y la formulación de pliego de cargos contra algunas de las empresas y personas vinculadas con la licitación pública SEA-LP-001 de 2009 que dio origen al contrato de concesión 001 de 2010, suscrito entre el Inco (hoy ANI) y la Concesionaria Ruta del Sol (integrada por Odebrecht, Episol y Cass Constructores).

Esta concesión había sido adjudicada para la construcción del proyecto Ruta del Sol Tramo II, comprendido entre Puerto Salgar (Cundinamarca) y San Roque (Cesar).

En ese momento, el exSIC Pablo Felipe Robledo aseguró que las prácticas anticompetitivas habrían sido ejecutadas, en cada caso, por algunas de las empresas y altos directivos investigados, “y estarían relacionadas con el pago de un soborno a un alto funcionario del Estado vinculado con el INCO; el aprovechamiento de un conflicto de intereses y la realización de contactos privados y directos entre personas vinculadas al proyecto y funcionarios de la entidad contratante y el estructurador, “en violación de la regla que prohibía tales contactos con posterioridad a la apertura del proceso licitatorio”.

Sin embargo, pese a que divulgó algunos correos, ocultó otros a la luz pública y que resultarían claves en el proceso investigativo.

Así lo reveló La FM al dar a conocer correos que sospechosamente fueron ocultados por Robledo.

Uno de ellos relaciona una conversación entre José Elías Melo (presidente de Corficolombia), Gustavo Antonio Ramírez Galindo (vicepresidente de Inversiones de Corficolombia) y Diego Solano Saravia, vicepresidente de Planeación Corporativa del Grupo Aval y esposo de María Victoria Guarín Vanegas, quien en el proceso fungía como Oficial de Inversiones de International Finance Company (IFC), entidad estructuradora y coordinadora del proyecto.

En esos mensajes se menciona un supuesto conflicto de intereses.

El primero está fechado el 29 de julio de 2009, a las 8:26 am, dirigido por Gustavo Ramírez a Diego Solano y con referencia a las “presentaciones CFC Junta de Aval 29-07.09 II”:

“Diego, te envio las presentaciones que se llevaran hoya a la Junta de Grupo Aval.  Es probable que durante el dia les hagamos algunos cambios menores o las resumamos un poco

“Por el tamaño las envio en dos e-mails.

“GR”.

El segundo es la respuesta de Diego Solano a Gustavo Ramírez y José Elias Melo, el 13 de agosto de 2009, a las 8:05 de la noche:

“Asumo que en el documento de Ruta del Sol que viene en este correo no hay nada confidencial sobre Ruta del Sol.

“En todo caso, les pido que no me manden nada sobre el tema. Prefiero no saber nada sobre cómo va a licitar (o no licitar) el Grupo.

Saludos, Diego”.

Según La FM, “el Superintendente Pablo Felipe Robledo insiste en que la Superintendencia sí tiene suficiente evidencia para probar el conflicto de intereses, dijo que entre la cantidad de información recaudada es posible que este correo, como varios más, no hayan sido necesarios para las conclusiones o no hayan sido detectados en la búsqueda inicial”.

No obstante, contrario a lo manifestado por Robledo, La FM asegura tener en su poder otros correos que resultarían claves dentro de la investigación y que inexplicablemente ocultó el exSuperintendente de Industria y Comercio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *