Polémica entre víctimas y uribismo durante sesión especial en el Congreso

En medio de la sesión especial en el Congreso para homenajear a las víctimas del conflicto un altercado caldeó los ánimos de los asistentes. Todo empezó cuando Gloria Gaitán, la hija de Jorge Eliécer Gaitán y primera víctima en participar se despachó contra el expresidente Álvaro Uribe.

“Uribe me interpuso 44 demandas. Me gasté 10 años para demostrar que eran falsas imputaciones y al final quedé totalmente exonerada (…), él dirá como siempre que no fue, que fueron sus subalternos, que no sabía (…), pero aquel que es un buen administrador es el que sabe controlar a su gente y el que dice que todo lo hacen a sus espaldas es un mal gobernante”, dijo Gaitán en la sesión.

Cuando terminó de hablar el senador por el Centro Democrático no se quiso quedar atrás y pidió una réplica para contestar a las acusaciones que ella había hecho en su contra. Sin embargo, la petición fue negada por Miguel Ángel Pinto, quien presidía la sesión, con un argumento: el orden del día contemplaba que primero hablaran las víctimas y después los parlamentarios.

“Él se enfureció porque como tiene delirios de grandeza y quiere estar siempre en primer lugar no quería que hablaran las víctimas sino solo él”, contó Gloria Gaitán a Semana.com.

El senador Álvaro Uribe, una vez salió del recinto, se expresó públicamente. En su discurso aseguró que le “impidieron ejercer el derecho a la réplica al frente del Congreso”, pues él quería intervenir.

Frente a este punto el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, explicó que aunque él no estaba presidiendo la sesión en el momento de lo ocurrido era claro que “las primeras 50 intervenciones fueron las víctimas y solamente al final pueden intervenir los congresistas”.

Sin embargo, el expresidente alegó públicamente que le negaron su “derecho”, incluso la representante María Fernanda Cabal ha dicho, en defensa de su jefe político, que Uribe tenía derecho a réplica pues es una víctima de la violencia. “La furia ayer de todos los ‘amigos de La Paz‘ es que ninguno pudo responderme si Uribe era o no víctima y merecía su derecho a la réplica”, escribió en su cuenta de Twitter.

El senador fue más allá y en su mención fuera del recinto no se centró en los más de ocho millones de víctimas que ha dejado el conflicto en Colombia, sino en lo que él llamó las “nuevas víctimas”, es decir los jóvenes consumidores de drogas que afectados por el narcotráfico, las familias que cultivan las 180.000 hectáreas de coca que tiene el país actualmente, la economía que no pasa por su mejor momento y la democracia. “El camino que llevamos no es el camino de la paz sino el camino de la Venezuela de Maduro”, dijo con ahínco.

La representante Cabal también fue partícipe de la disputa, incluso se enfrentó directamente con personas que representaban a las víctimas. Afuera del recinto increpó a Alejandra Gaviria, integrante del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, y le aseguró nuevamente que Uribe tenía derecho a la réplica.

“Yo salí al baño y me encontré con la señora Cabal y ahí sucedió todo. Yo sigo concluyendo que no es una cuestión personal con Uribe sino de respeto, había un orden, todos teníamos unos turnos. Entonces que si el señor era víctima pues que hiciera el ejercicio porque aquí no puede haber víctimas más importantes que otras, somos ocho millones, ¿por qué pasar por encima de otros?”, explicó Alejandra Gaviria, hija del militante de la Unión Patriótica Francisco Eladio Gaviria, quien fue asesinado el 10 de diciembre de 1987.

Vayan a estudiar, vagos

Un puñado de personas reunidas en la Plaza de Bolívar gritan, “¡asesinos! ¡asesinos!”. Es el momento en el que la representante a la Cámara, María Fernanda Cabal, sale del recinto del capitolio, acompañada de escoltas y de algunos compañeros de partido, entre ellos el senador Alfredo Ramos Maya.

Cabal ha acabado de increpar en un pasillo a Alejandra Gaviria, integrante del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado. El ambiente alrededor de la sesión especial para homenajear a las víctimas se ha enturbiado. Arengas y abucheos se escuchan por doquier. El expresidente Álvaro Uribe se ha acabado de retirar del debate alegando que no le respetaron su derecho a la réplica.

En un video de pocos segundos, se aprecia el momento en que Cabal se acerca cuanto puede a la baranda de seguridad de cara a sus contradictores, luego apunta con el dedo índice y les responde: “¡Estudien, vagos!”. Cabal intenta irse. Pero, visiblemente molesta, se detiene y regresa. “¡Estudien, vagos!”, vuelve a gritar.

Pero desde la calle continúan las proclamas y es entonces cuando Ramos Maya, hijo del exgobernador de Antioqua, Luis Alfredo Ramos Botero, se dirige a la plaza, como si estuviera parado detrás de un palco: “lean, aprendan de historia, lean, lean”, repite varias veces.

El video salta a las redes sociales y de inmediato el nombre de María Fernanda Cabal, como ha ocurrido en reiteradas ocasiones, se vuelve tendencia. La etiqueta #EstudienVagos se ubica rápidamente –y durante buena parte de este lunes-, en la frase más digitada.

Tanto seguidores del Centro Democrático como críticos hacen leña de la frase de Cabal quien, en una entrevista en La W con Vicky Dávila, se defiende diciendo que el suceso no fue más que la respuesta a los insultos que venían de la calle: “Nos decían hijueputas, asesinos. Si hubieran estado en mis zapatos hubieran hecho lo mismo”, dijo la congresista.

Según Cabal, los gritos y las ofensas vinieron de una barra de cinco agitadores pagados por el senador Iván Cepeda. “Todo orquestado para sacarlo a uno de casillas”, siguió diciendo en La W. Cepeda, por su parte, habló en varios medios de comunicación del irrespeto que según él demostraron los seguidores de Uribe.

El día nacional de las víctimas terminó así: en acusaciones de lado y lado, condimentadas con gritos y ofensas que en redes crecieron como una bola de nieve. Daniel Samper Ospina también salió al paso con un trino mordaz que alcanzó más de 1.700 retweets: “Pónganse a estudiar, vagos, o sino terminan como María Fernanda Cabal”.

Tomado de Semana.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *