Colombia ofrece al mundo, con gratitud y humildad, el ejemplo de la paz que está construyendo

“Colombia seguirá combatiendo con toda decisión el flagelo de las drogas”, dijo ante la ONU el Presidente Santos, ya que “para nosotros este ha sido y sigue siendo un problema de seguridad nacional”.

El Presidente Juan Manuel Santos, tras agradecer el apoyo generoso de la comunidad internacional para poner fin al conflicto interno del país, ofreció este martes al mundo “con humildad y mucha gratitud, el ejemplo y el modelo de paz que en Colombia estamos empezando a construir”.

En la que fue su octava y última intervención como Jefe de Estado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Premio Nobel 2016 recordó que hace siete años, un día antes de su primera intervención ante esa Asamblea, anunció desde Nueva york a Colombia y la comunidad internacional, que las Fuerzas Armadas habían abatido al jefe militar de la guerrilla de las Farc.

“Hoy, siete años después, me siento muy feliz –¡muy feliz!– de que las noticias que traigo de Colombia no tengan que ver con la muerte sino con la vida”, afirmó.

Subrayó que su presencia en el plenario del organismo multilateral es para “decirles que el proceso de paz con las FARC no solo culminó con un acuerdo, sino con algo más grande, más importante: ¡miles y miles de vidas humanas salvadas!”.

Añadió que “la noticia hoy ya no es la muerte: ¡Es la vida!” porque, continúo, “esa queremos que sea la noticia en el mundo entero”.

El gobernante dijo que si en Colombia pudo terminarse un conflicto que dejó “cientos de miles de muertos y millones de víctimas y desplazados, ¡hay esperanza para los conflictos que aún subsisten en el planeta!”.

El Presidente Santos reconoció que el proceso colombiano “no fue fácil” pues “terminar una guerra, superar los odios, vencer los temores, implica un proceso complejo de diálogos y de concesiones”.

No obstante las dificultades se logró, porque “tuvimos voluntad y porque fuimos conscientes de una premisa fundamental: la paz es condición necesaria para el progreso y la felicidad de cualquier sociedad”.

 

¡Gracias en nombre de millones!

Durante su intervención el Mandatario expresó en varias oportunidades su agradecimiento a las Naciones Unidas porque ha cumplido con su misión vital que es la de poner fin al flagelo de la guerra.

“En nombre de cerca de 50 millones de colombianos, quiero decir al Secretario General, al Consejo de Seguridad, a esta Asamblea: ¡Gracias!”, manifestó.

Recordó que una misión especial creada por el Consejo de Seguridad verificó y monitoreó el proceso de dejación de armas de las Farc, así como el cumplimiento del cese al fuego y de hostilidades entre ese grupo y el Estado de Colombia.

Señaló que tanto el cese al fuego y de hostilidades fue respetado y que esa guerrilla entregó a Naciones Unidas “más de 9 mil armas que se guardaron en contenedores y están siendo destruidas”.

Puso de presente que en la actualidad los integrantes de ese otrora grupo guerrillero “sin perjuicio de sus responsabilidades ante la justicia y ante las víctimas, se han convertido en un movimiento político para defender sus ideas y sus propuestas en los foros de la democracia”.

“¡De eso se trata un proceso de paz! De reemplazar la violencia por los argumentos. De cambiar las balas por los votos. De que nunca más – ¡nunca más!– se usen las armas como un medio de presión política”, señaló.

Indicó que el reto ahora consiste en la implementación de lo acordado y en garantizar a las víctimas sus derechos a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición.

Acotó que en esta situación también se cuenta con el apoyo de Naciones Unidas y dijo que una segunda Misión, autorizada por el Consejo de Seguridad, “acompañará la reincorporación de guerrilleros a la vida civil, y nos ayudará a verificar la seguridad de los excombatientes y de las comunidades que han sufrido el rigor del conflicto armado”.

Con respecto al proceso con el ELN, al término del cual habrá una paz completa, el Jefe del Estado hizo hincapié en que Naciones Unidas también verificará el “cumplimiento del cese al fuego y de hostilidades temporal” que comenzará el próximo 1° de octubre.

“¡Qué momento especial para Colombia y qué momento especial para las Naciones Unidas, que cumplen con éxito –en nuestro país– su principal objetivo!”, concluyó el Presidente de la República.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *