Tensión por intento de atraco, secuestro, rescate y amenaza de linchamiento en El Banco, Magdalena

Momentos de gran tensión se registraron este domingo en El Banco, Magdalena cuando 4 delincuentes armados tomaron como rehenes a una mujer y su hijo, cuando intentaron atracarlos dentro de su vivienda, en zona comercial de ese municipio.

Los delincuentes habrían decidido tomar como rehenes a quienes se encontraban en el lugar, porque se percataron de la presencia militar.

“Cuatro sujetos armados al parecer pretendían atracar un vivienda en zona urbana del municipio de El Banco, como actualmente estamos desarrollando patrullajes, estos sujetos se encerraron en el lugar con los dos propietarios a quienes tienen secuestrados”, informó Teniente Coronel Roger Alberto Ocaña Cardozo, comandante del Batallón Córdova.

Los comerciantes secuestrados, conocidos como la turca Mary y su hijo, Samir Sarquís, fueron rescatados sanos y salvos

Una vez las autoridades lograron capturar a los delincuentes, la comunidad de El Banco que en un principio eran espectadores del secuestro de los dos comerciantes, por poco se convierten en justicieros por mano propia, pues cuando los secuestradores ya estaban detenidos, intentaron atacarlos.

De no ser por los policías y miembros del Ejército que escoltaban a los secuestradores, la situación pudo tener un desenlace con graves consecuencias para los secuestradores.

La comunidad rodeó la patrulla en donde iban a ser transportados los delincuentes y exigían que los soltaran para que los enardecidos banqueños pudieran darles una lección a golpes.

Tal fue la situación que a los policías no les quedó otras que utilizar tásers (armas no letales de descarga eléctrica) para ahuyentar a la comunidad.

Finalmente, tres de los secuestradores fueron conducidos hasta la estación de Policía del municipio, para ser reseñados y posteriormente judicializados, mientras que el cuarto secuestrador, identificado como José Carmona Tafur, de 21 años, fue atendido por médicos pues resultó herido cuando intentaba escapar por los tejados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *