Ciberdelincuentes a la caza de criptoahorradores

A pesar de los riesgos de invertir en criptomonedas, el mercado virtual de divisas sigue en aumento en todo el mundo. Un solo bitcoin ya supera los 16 mil dólares y tiene una penetración en ascenso en Colombia.

Aunque ninguna autoridad regula estas transacciones, ni el Banco de la República, ni la Superintendencia Financiera y mucho menos la Superintendencia de Industria y Comercio, Sic, con un solo clic se puede perder la inversión en criptomonedas. Por eso es necesario que si usted quiere ingresar a este mercado debe asesorarse correctamente para minimizar los riesgos y proteger su dinero.
Frente a este creciente mercado, hasta Venezuela implementará El Petro, una criptomoneda para combatir el dólar y el bloqueo económico de varios países contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Paralelo al aumento de las criptomonedas, investigadores de Kaspersky Lab descubrieron un nuevo malware para el robo de las mismas.

Criptomonedas como el Bitcoin, Ethereum, Zcash, Dash, Monero y otras están en la mira de los ciberdelincuentes que ya se han apropiado de miles de dólares de los criptoahorradores. Además, los ingenieros de seguridad informática han detectado el troyano CryptoShuffler diseñado para cambiar las direcciones de las billeteras de las criptomonedas de los usuarios en el portapapeles del dispositivo infectado.

Los ingenieros señalan que si el usuario desea transferir criptomonedas a otra persona, necesita conocer la identificación de la billetera del destinatario, un número único de varios dígitos. Así es como CryptoShuffler explota la necesidad del sistema de funcionar con estos números.

El troyano CryptoShuffler supervisa el portapapeles del dispositivo, utilizado por los usuarios al realizar un pago. Esto implica copiar los números de las billeteras y pegarlas en la línea de “dirección de destino” del software que se utiliza para llevar a cabo una transacción. El troyano sustituye la billetera del usuario por una del creador del malware, lo que significa que cuando el usuario pega la identificación de la cartera en la línea de dirección de destino, no es la dirección a la que originalmente intentaba enviar el dinero.

Ante esta situación, la víctima transfiere el dinero directamente a los delincuentes, a menos que un usuario detecte ese reemplazo repentino.

En consecuencia hay que estar alertas en cualquier tipo de transacción y sobretodo evitar el uso de equipos compartidos para no ser víctima de los ciberdelincuentes que están al acecho. Más de tecnología en www.luchovoltio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *