Graduados Unicosta crean cabinas de desinfección por el Covid-19

Guillermo Boom Urueta, egresado del programa de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de la Costa  y Roiner Barceló Vizcaíno, estudiante en prácticas profesionales del mismo programa, son los creadores de las cabinas de desinfección que empezaron a fabricarse en Barranquilla y que buscan disminuir la propagación del coronavirus o Covid-19.

La idea surgió tras una inquietud de los superiores de Roiner, quien labora como coordinador de mantenimiento en un laboratorio de la ciudad dedicado a la fabricación de productos para el aseo del hogar y el aseo personal, como los geles antibacteriales. La empresa no podía parar su producción, pero querían garantizar el bienestar de sus empleados y clientes.

Fue así como Roiner y Guillermo empezaron a indagar y evaluar las posibles soluciones. “Decidimos revisar lo que ocurría en Wuhan, China, que fue donde se originó el virus y donde ya lo tienen contrarrestado. Vimos cuáles son las medidas que se implementaron para mitigar el impacto y notamos que en los hospitales había unas cabinas donde la gente ingresaba y se le hacía una inyección de un producto, averiguamos qué tipo de producto estaban utilizando y también sobre las cabinas”, cuenta Guillermo.

Agrega que en una página china encontraron las características de las cabinas. Vieron que era un sistema automático que realizaba la inyección del producto durante un tiempo de 6 a 8 segundos y que era un tiempo programable. “Lo siguiente fue diseñar y hacer las cabinas en el software. Definimos los implementos eléctricos que íbamos a usar (sensores o pulsador), pero decidimos hacerlas automáticas para que la persona no requiera entrar en contacto con la cabina, sólo ingrese, se le haga la inyección del producto y salga”, explica el ingeniero.

Luego del diseño, buscaron los materiales para su fabricación. “Esto fue lo más complejo, debido a que ya estábamos en toque de queda y todo estaba cerrado. Entonces, con unos compañeros y algunos contactos pudimos conseguir algunos materiales”, sostiene, indicando que en este momento la producción está suspendida por no contar con la materia prima necesaria.

“Hemos fabricado 4 cabinas y 2 de ellas están funcionando en  las dos sedes de Laboratorios Coforma en Barranquilla. Pero tenemos otras solicitudes como las de la Clínica San Martín y la Clínica Bonnadona, que no hemos podido cubrir debido a que no se han podido adquirir los materiales para su construcción, pues todos los almacenes están cerrados”, cuenta Roiner Barceló.

¿Cómo funcionan?

Las cabinas están fabricadas con estructura de aluminio. Las paredes son en PVC blanco. Tienen un sistema de automatización y un sensor de proximidad para que cuando la persona ingrese, sólo acerque su mano al sensor, a unos 3-4 cm y, de manera automática, reciba la pulverización o nebulización del producto, que es una mezcla de alcohol (70%), agua oxigenada (5%) y agua potable (25%). Así lo explican sus creadores, aclarando que el producto lo maneja directamente el laboratorio en mención.

Las cabinas poseen 3 pulverizadores con el fin de cubrir todo el cuerpo de la persona que las use, desde la cabeza hasta los pies. El tiempo de nebulización o inyección es de 6 segundos. “A los usuarios de las cabinas les sugerimos que se giren dentro de las cabinas para que el producto pueda cubrir todo su cuerpo. Actualmente se manejan 3 pulverizadores, pero las cabinas están diseñadas para tener 6. Esto será posible una vez tengamos acceso a la materia prima”.

Se necesitan materiales

Los ingenieros creadores de esta iniciativa requieren la materia prima para continuar el proceso de fabricación, el cual ha sido suspendido ante la dificultad de conseguir los materiales, por causa de la cuarentena y el cierre de almacenes y ferreterías. Por ello, hacen un llamado a la empresa privada que pueda facilitar el acceso a dichos materiales y poder seguir la producción de este importante elemento.

Esta es la lista de materiales que se requiere para la fabricación de cada cabina de desinfección:

Cabina en estructura de aluminio, tubería cuadrada y paredes de PVC blanco. Medidas: 220 cm de alto x 100 cm de ancho y 100 de largo. Piso en madera prensada, una alfombra tipo grama, 2 electro válvulas N/C, 2 temporizadores, 1 sensor de presencia, cable vehicular #16, manguera azul poliurtano #8 y 6, compresor de aire, regulador de presión 140 Psi y 3 nebulizadores o 3 pistolas de pintar.

“No lo vemos esto como una oportunidad de negocio, sino como un aporte para tratar de contrarrestar la propagación del Covid-19. Si alguna persona desea tener una cabina en su negocio o en su vivienda, sólo debe adquirir los materiales y nosotros se la fabricamos”, puntualiza el ingeniero Boom.

Contacto para contribuciones: 310 5397040

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *