Los celulares que le quitan horas de sueño a grandes y chicos

La cobertura en el uso de celulares es impresionante en Colombia. En el país hay más de 58 millones de líneas activas y 6 de cada 10 colombianos están dispuestos a pagar por equipos de gama alta. Esto implica la compra de celulares que tienen costos que  oscilan entre los 2 y 3 millones de pesos.

Sin duda, el uso del celular es cada vez más adictivo y esto afecta las horas de sueño tanto de grandes y chicos. El gran “problema” es que el celular dejó de convertirse en un aparato solo para llamadas. Prácticamente es la oficina móvil de muchos, pues con el correo, chat u otro tipo de app pueden hacer negocios o interactuar con mayor facilidad.

Estudios demuestran que las personas deben dormir en promedio 9 horas. Sin embargo, la adicción al celular ha reducido ese margen a 7 horas. El gran reto es que los celulares copan la mayor atención de niños, jóvenes y adultos. Los dispositivos mantienen la atención con los chat, redes sociales como Twitter, Instagram, Facebook y hasta Netflix. No hay opción para aburrirse.

Los celulares hoy día son un centro de entretenimiento que se puede usar en cualquier parte. En la cocina, playa, cine, baño y en cualquier sitio en donde haya o no red de datos. Es tal la adicción que cuando el celular está con batería baja los niveles de ansiedad se “disparan” y peor aún si no hay un lugar o punto cercano para cargarlo. Quedar incomunicado por unos minutos se convierte en un detonante del estrés.

El “pitido” de los chat se volvió común y hacer parte de los grupos de WhatsApp también. Grupos de la familia, del colegio, de los amigos de la universidad, la oficina, los vecinos, en fin. Los celulares reciben un flujo de información no solamente escrita, sino hasta de videos que obviamente afectan el rendimiento de las baterías de los equipos.

Frente a este panorama, expertos ofrecen diferentes tips para disminuir el uso de celulares, pero sin duda eso se convierte como la dieta de muchos. Los primeros días solo proteínas y verduras, pero luego recaen. Igual pasa con el gimnasio en donde el compromiso es total en la primera quincena.

A los pocos que lo logran, lo mejor es tener un plan de datos que no sea ilimitado. Tener restricciones de navegación ayuda mucho, pues si no se utiliza racionalmente, pues simplemente la persona queda desconectada. Esto debe aplicar también para las redes sociales, pues algunas empresas de telefonía celular ofrecen conexión ilimitada a Twitter, Instagram, Facebook y WhatsApp. Otra de las opciones que funciona es no tener el cargador a la mano. Cuando la batería del celular está baja automáticamente todos sabemos que la única opción para garantizar la extensión en el uso de la misma es evitar utilizar el dispositivo hasta que logremos reiniciar la carga. Así que suerte con la adicción al celular, la cual nos evita interactuar con más personas, charlar y sobretodo reír.

Más de tecnología en www.luchovoltio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *